Algunas cosas sobre tecnología de los alimentos

Entradas etiquetadas como ‘Alimentación. Seguridad alimentaria’

Seguridad alimentaria

En occidente nos   hemos acostumbrado a que cuando se habla de seguridad alimentaria sea sobre la salubridad de los alimentos, su deterioro por causas físicas, químicas o  microbiológicas. Sin embargo, en los países pobres hablar de seguridad alimentaria significa tener asegurado el alimento, poder comer. Parece mentira pero, cada cinco segundos, un niño muere de hambre porque no tiene nada para alimentarse.

En pleno siglo XXI, con problemas de obesidad en occidente, hay más de 3.000 millones de personas desnutridas ( hay 6.540 millones de habitantes en la tierra), de ellas, 1.000 millones, sufren pobreza extrema y sufren hambre. La crisis financiera ha agudizado más estos contrastes de alimentación en el mundo, la subida de precios de los alimentos  se ha cebado más fuertemente en la población pobre. Además, está el problema del cambio climático. Los paises pobres son los que menos han cooperado al cambio climático del planeta, carecen de industria y no emiten cantidades importantes de anhidrido carbónico a la atmósfera. Sin embargo, son los países más perjudicados a la hora de tomar medidas contra el cambio climático. En Brasil se están desforestando grandes extensiones de selva del Amazonas para cultivar plantaciones destinadas a la obtención de biocombustibles  como alternativa al petróleo. Estas medidas están cambiando la vida de los indígenas amazónicos que no encuentran las plantas de las que siempre se han alimentado y  sufren hambre  . En otros países pobres también ocurre lo mismo,  las zonas dedicadas a la agricultura para alimentación humana han pasado a cultivo de plantas para obtener combustible y los pobladores de esas zonas no pueden alimentarse por falta de los vegetales que eran su fuente de alimentación. La falta de agua potable y la escasa inversión agrícola para la alimentación ha provocado que los países más pobres se queden sin recursos propios para alimentarse y ha subido el precio de los alimentos en los países afectados por el hambre.  El objetivo que se plantean las organizaciones internacionales relacionadas con la alimentación es acabar con el hambre en el mundo en 2050. Se ha propuesto, en la reunión celebrada en Roma en noviembre, fomentar la agricultura con fertilizantes y tratamientos no dependientes del petróleo para no sufrir la dependencia económica de los países ricos y, además, así fomentar una agricultura sostenible con reducción de las emisiones de anhídrido carbónico. Para comenzar,  se pretende reducir el número de personas que padecen hambre en el mundo a la mitad en el año 2015.

Lo cierto es que pasan los años y cada vez hay más personas hambrientas en un planeta con unos desequilibrios económicos y sociales abismales.  Cabe recordar que, en noviembre de 1996 en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA), por invitación de la FAO, 180 naciones firmaron la Declaración de Roma sobre Seguridad Alimentaria Mundial, reafirmando el derecho de toda persona a tener acceso a alimentos sanos y nutritivos, en consonancia con una alimentación apropiada y con el derecho fundamental de toda persona de no pasar hambre, comprometiéndose a consagrar su voluntad política y dedicación común y nacional a conseguir la seguridad alimentaria para todos y a realizar un esfuerzo constante para erradicar el hambre de todos los países. Han pasado 13 años y el problema se ha agravado.

Según  Josette Sheeran, directora del Programa Mundial de Alimentos, este año hay más hambrientos que nunca, no tienen nada para alimentarse. El hambre se ha agravado para muchas personas por la crisis económica y el encarecimiento de los alimentos. Sheeran remarcó que con menos del 1% de las inyecciones económicas que han hecho los gobiernos para salvar al sistema financiero global, se podría resolver la calamidad de millones de personas que son victimas de la hambruna. Esta realidad revuelve la conciencia y hace meditar sobre la triste realidad de la humanidad.

Anuncios