Algunas cosas sobre tecnología de los alimentos

Archivo para la Categoría "Etiquetado"

Elegir los alimentos.

Cuando vamos a comprar alimentos, normalmente, no pensamos en la cantidad de kilocalorías, nutrientes, vitaminas que necesitamos para mantener en equilibrio perfecto nuestro cuerpo. Si llevamos la lista de alimentos que queremos comprar, lo que hacemos es elegir esos alimentos por la buena apariencia, precio y caducidad. Si vamos a la compra sin lista, compramos por la apariencia, ofertas, etc.  y si es con el estómago vacío, compramos más de los que necesitamos. Si nos dejamos llevar por nuestras apetencias, compramos lo que más nos agrada, habitualmente, son productos ricos en carbohidratos y grasas.

Las etiquetas de los alimentos indican la composición, energía, grasas, carbohidratos y proteínas  que contienen.  Si algún micronutriente (vitaminas y minerales) está en su composición, lo resaltan, indicando su cantidad. Esta parte de la etiqueta no se la lee mucha gente. Suele ser ardua y,  si se indican aditivos, no se conocen sus claves y no se entiende muy bien. Este tipo de etiquetado ha conseguido que la mayoría de consumidores no se interese por su lectura.

El desinterés por la etiqueta de los alimentos ha hecho que se desarrollaran distintos proyectos de investigación en varios países de la UE con el fin de saber qué es lo que interesa al consumidor cuando adquiere un alimento y la forma de reflejar los  datos fácilmente para su lectura y comprensión.

Una de las recomendaciones  es que la información nutricional debe hacerse para las raciones individuales y que éstas deben ser de tamaño estándar en una cantidad saludable. Se debe indicar la cantidad de energía y grasa, grasa saturada e insaturada, azúcar y sodio (sal) presentes en dicha ración.

Hay sistemas que emplean colores para facilitar la comprensión de las cantidades necesarias diarias de nutrientes y, a veces, también el contenido energético. Los contenidos se indican con colores rojo, naranja y verde, (colores de semáforo) para indicar si un producto es alto, medio o bajo en el contenido de ese nutriente o en energía. Este sistema permite al consumidor conocer, fácilmente, si el producto que selecciona para su consumo es adecuado según sus características metabólicas.

Anuncios